Noticias

Windows 10 desinstalará de forma automática las actualizaciones que den problemas

El final de 2018 fue muy bueno y muy malo para Microsoft. La parte buena es que los resultados financieros de la compañía y su capitalización bursátil están yendo a la perfección, mejor que nunca. La mala tiene que ver con Windows 10 y su October 2018 Update, que llegó acompañado de innumerables fallos que hicieron que la compañía retirara la actualización, y no volviera a lanzarla al público hasta diciembre, cuando los usuarios buscaran la actualización manualmente.

Para ser ofrecida de forma automática, tuvimos que esperar hasta enero. Y aun así siguió rompiendo funciones y partes del sistema. Pero parece que por fin Microsoft va a comenzar a ponerle solución como cuentan en Windows Latest, tras pequeñas medidas como no actualizar si se detectan incompatibilidades con aprendizaje automático.

 

Ahora Microsoft irá un paso más allá. Incluso cuando ya haya actualizado Windows 10, si el sistema detecta problemas durante el arranque producidos a causa de una actualización instalada por Windows Update, podrá desinstalarla. El objetivo es “asegurar que el dispositivo puede arrancar y continuar funcionando como se espera”, afirma la compañía de Redmond en documentación aportada en su web de soporte.

En línea de lo que ya hacía el sistema no instalando versiones incompatibles, al detectar un arranque problemático y proceder a eliminar la actualización, ahora Windows Update impedirá que el equipo instale actualizaciones automáticamente los 30 días posteriores. En ese plazo, Microsoft considera que tanto ellos como sus partners podrán “investigar y corregir errores”.

Ante los problemas que siguen llegando a través de Windows Update, la duda que cabe ahora es si esta política se aplicará a todo aquello que cause bugs

Tras ese período, el funcionamiento de las actualizaciones en Windows Update volverá a la normalidad, es decir, a instalar las que le lleguen por la vía estable y que el sistema reconozca como fiables. La pregunta que cabe hacerse con esta medida es si eliminará muchas o pocas actualizaciones, porque Microsoft habla de “fallos de arranque”, pero existen muchas que se reciben sin ese tipo de problemática crítica, que igualmente pueden llegar a empeorar mucho la experiencia.

Es el caso de la actualización KB4482887 del primer día de marzo, de la cual la compañía reconoció que “los usuarios pueden notar que los gráficos y el rendimiento del ratón se degradan […] cuando juegan a ciertos juegos, como Destiny 2“. Aquí no existe problema de arranque, pero tu experiencia puede verse seriamente trastocada. Esperaremos a ver qué pasos sigue dando Microsoft respecto a esta odisea con Windows Update, que funcionando bien o mal, está restando prestigio a Windows 10 desde sus comienzos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s