Especiales

Día del trabajador

El Día Internacional de los Trabajadores es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial. Es una jornada que se ha utilizado habitualmente para realizar diferentes reivindicaciones sociales y laborales a favor de las clases trabajadoras.

Desde su establecimiento en la mayoría de países (aunque la consideración de día festivo fue en muchos casos tardía) por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago. Estos sindicalistas anarquistas fueron ejecutados en Estados Unidos por participar en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido tres días más tarde, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket. A partir de entonces se convirtió en una jornada reivindicativa de los derechos de los trabajadores en sentido general que es celebrada en mayor o menor medida en todo el mundo.

El día del Trabajador en España

Desde principios del siglo XX y después de la proclamación del 1 de mayo como el día mundial de los trabajadores por el Congreso de la Internacional Socialista en 1889, el día del Trabajo el 1 de mayo ha sido un día “molesto” para muchos dirigentes y regímenes políticos. En el caso particular de España, esta celebración fue secundada también hasta la dictadura de Primo de Rivera.

Durante la dictadura militar de Primo de Rivera, las manifestaciones públicas de todo tipo estaban totalmente prohibidas y por tanto, en España no se celebró el día del Trabajo desde 1923 hasta 1931 con la República. Desde 1931 hasta 1936, el día del Trabajo fue conmemorado en las principales ciudades españolas, pero durante la guerra Civil, Franco declaró el día del Trabajo como un día de movimientos subversivos y se prohibió su celebración por sus nexos marxistas y republicanos. A cambio, desde 1938, se cambió la fecha de la celebración del día del Trabajo al 18 de julio, conmemorando la Fiesta de la Exaltación del Trabajo. Esta fiesta era un llamamiento anual a la armonía y fraternización de los trabajadores.

Desde la finalización de la guerra, la política nacionalsocialista impuesta en la dictadura de Franco giraba alrededor de las tesis del manifiesto nacionalsocialista de Primo de Rivera. En este ideario, se llevó a cabo una reformulación de la concepción del trabajo y de la clase obrera. Estar dentro del sistema obligaban a una adaptación de todos los individuos para convertir todas las estructuras económicas en agentes socializadores al servicio del Estado; en nuestro caso, al servicio de la Dictadura.

Los objetivos de estas tesis eran agrupar a patronos y obreros bajo una lucha común, mediante la “distribución de la riqueza” de tal manera que el Estado controlara dicha redistribución completamente y en simultáneo actuara como un paraguas protector para las clases más desfavorecidas. Con estas tesis impuestas por la ley de la sangre y las armas, no caben actitudes contrarías al régimen ni voces discordantes en las maneras de proceder y cualquier mecanismo de divergencia se acallaba mediante juicios sumarios y una dura represión.

Los sindicatos de la posguerra, tenían la función de engranar este sistema, evitando en cualquier momento las protestas de los trabajadores y desplazando a la vez la mejora de las condiciones laborales hacia el poder legislativo. Prueba de estas mejoras, las tenemos en los textos legislativos aprobados durante la dictadura de Franco en la que destacan las siguientes leyes:

  • El Fuero del Trabajo en 1938, que es, básicamente una proclama de principios del ideario de la Falange sobre las directrices a seguir en materia sociolaboral. Se advierte en ella, una preocupación laboral y social por la figura del trabajador y aqui se hace la sustitución del Día del Trabajo del 1 de Mayo por la Fiesta de Exaltación del trabajo del 18 de julio.
  • En 1940, se crea el Reglamento General de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Este es el primer texto legislativo en la historia de España que fija materias obligaotrias de carácter preventivo en el ámbito laboral. Los objetivos de esta ley son la protección del trabajador contra los riesgos propios de su profesión, que puedan poner en peligro su vida y salud.
  • En 1942 se aprueba la Ley de Reglamentaciones de Trabajo. Esta ley comienza a regular aspectos como el salario, la jornada laboral, las condiciones de seguridad e higiene en los centros de trabajo. El texto se acompaña de una serie de Ordenanzas Laborales que adaptan dichas relaciones laborales a los diferentes sectores económicos. Estas Ordenanzas Laborales son la semilla de la negociación colectiva y la implantación de los convenios colectivos.
  • En 1944, se crea, también, la Ley de Contrato de Trabajo, ley que se aprobó por primera vez en la República de 1931 y que se reformuló cogiendo los textos legislativos de la dictadura de Primo de Rivera sobre la Ley de Accidentes en el Trabajo de 1922 y la Ley del Contrato del Trabajo de 1926 (Origen del Estatuto de los Trabajadores)

Todo este torrente legislativo vio también su imagen en la protección social mediante la aprobación de la Ley General de la Seguridad Social de 1963, como ley que agrupó la protección social, médica y los derechos de jubilación a los trabajadores. No obstante, no nos engañemos, dado que a cualquier régimen dictatorial, le interesa tener a una base obrera fuerte y poco protestona, dado que es el único camino de poder levantar económicamente un régimen sin libertades.

En 1955 Pío XII introdujo en el calendario religioso el 1 de mayo como celebración de San José Obrero o Artesano. Los valores del nacionalcatolicismo del régimen franquista aceptaron esta festividad pero le traspasaron la organización y control a la Falange y la Iglesia. En esta festividad, todos los ciudadanos estaban obligados a participar y las manifestaciones, fiestas y proclamas se usaban para enaltecer el régimen fascista y para poner en valor los logros alcanzados en la sociedad desde la finalización de la guerra civil.

No obstante, los años más duros de la posguerra habían pasado y la oposición a la dictadura y los conflictos sociales crecen por todos los rincones de España. Los sindicatos que no estaban agrupados en el Sindicato Vertical comienzan a resurgir a nivel clandestino y por el norte del país, se ven las primeras huelgas, movilizaciones y protestas durante los años 60. Pero a pesar de todo esto, en España no se volvió a celebrar el día del Trabajo como conmemoración de los sucesos de Chicago hasta la democracia, en el año 1978 que fue el primer año que sí se autorizó como tal la manifestación libre e independiente del Día del Trabajo el 1 de mayo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s