Noticias

China implementará un sistema de puntaje ciudadano basado en la confiabilidad.

‘Nosedive’, el primer capítulo de la tercera temporada de ‘Black Mirror’, nos planteaba una sociedad basada en calificaciones personales que resultaban de la interacción con otras personas. La idea era que todos trataran de actuar “bien” para tener una calificación alta, ya que el tener un puntaje por debajo del promedio provocaba que fueran catalogados como ciudadanos de segunda clase, una especie de rechazados sociales a quienes se les sancionaba de muchas formas. Pues al parecer en China están por implementar un sistema muy similar.

El gobierno chino ha entregado un proyecto que se basa en un sistema que conectará todas las calificaciones crediticias, financieras, sociales, políticas y legales de cada uno de sus ciudadanos. Con esto se crearía un gran puntaje de confiabilidad social, el cual ayudaría a delimitar, e informar, el nivel de confianza que posee una persona.

Contrario a lo que muchos de nosotros podríamos pensar, la mayoría de los ciudadanos chinos están de acuerdo con esta nueva medida, ya que a día de hoy no existe un sistemaque lleve el registro crediticio de cada persona en el país, ocasionado que, por ejemplo, muchos no posean siquiera una tarjeta de crédito.

Se dice que actualmente ya hay ocho compañías privadas que han creado bases de datos piloto para empezar a recopilar información de los ciudadanos. Sesame Credit es una de estas compañías, pertenece al gigante Alibaba y ha empezado a implementar este tipo de sistemas de puntaje para créditos sociales.

Sesame Credit determina la puntuación de cada persona de acuerdo a una serie de factores, las cuales pasan por un algoritmo que determina el tipo de persona que está solicitando el crédito. Entre la información que se recolecta están las multas de tránsito, el pago puntual de impuestos y el tipo de compras que hace habitualmente, ya sea en línea o de forma física. Con toda esta información, el sistema podrá decir si se trata de un ciudadano inactivo en caso de que sólo compre videojuegos, o si se trata de un padre de familia responsable si en sus compras sobresalen los pañales y la comida para bebés.

Quienes obtengan un puntaje alto tendrán beneficios como el poder alquilar bicicletas o coches sin tener que dejar un depósito, o acceder a colas preferenciales en tiendas, bancos y hospitales. Incluso Sesame Credit ofrece la posibilidad de cada ciudadano pueda mostrar su ranking en redes sociales y así demostrar que se trata de alguien de confianza.

El sistema general de confiabilidad que piensa implementar el gobierno chino ha estado en planificación desde 2015. El pasado mes de septiembre de 2016 se publicó el primer borrador de este proyecto, donde lo más impresionante es que se podían ver las sanciones aplicables a aquellos que “rompieran la confianza social”, sanciones que nos recuerdan mucho a aquel capítulo de ‘Black Mirror’:

  • No será considerado para un cargo público.
  • Perderá acceso a la seguridad social.
  • Serás revisado a fondo a su paso por la aduana china.
  • Será excluido de puestos de alto nivel en el sector de alimentos y medicamentos.
  • No podrá tener acceso a una cama en los trenes nocturnos.
  • Será excluido de hoteles y restaurantes con estrellas más altas y será rechazado por las agencias de viajes.
  • Sus hijos no podrán ingresar a escuelas privadas más caras.

Aquellos que, por ejemplo, incumplan el pago de un préstamo, adquieran deudas, hagan fraudes, se hagan acreedores a multas de tránsito e incluso expresen opiniones en contra del gobierno ya sea en redes sociales o en sitios públicos, serán sancionados con una baja en su puntaje, lo que al final los podría catalogará como “personas no confiables”.

Hasta el momento no hay una fecha definida para la implementación de este sistema de confiabilidad ciudadana, pero se estima que durante 2018 se elegirán las mejores plataformas privadas para ampliar su alcance y hacerlo algo obligatorio.

Esta medida se sumará a la serie de proyectos que ha ido implementado el gobierno chino para mantener el control del país, donde ahora mismo se exige a los ciudadanos el tener una aplicación de vigilancia en sus teléfonos y el ser espiados durante las 24 horas del día a través de más de 20 millones de cámaras equipadas con inteligencia artificial. Sí, la distopía es real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s